Un todoterreno puro. Así era el Korando durante sus tres primeras entregas. Desde luego, el coche no pasaba desapercibido y se defendía a las mil maravillas fuera del asfalto. 

Si lo recuerdas, empleaba motores de origen Mercedes-Benz, algo que le trajo buenos réditos, sobre todo, a la hora de convencer a los clientes de su adquisición.