La cuarta generación del modelo alemán acaba de estrenarse, con el objetivo de ser el compacto más sofisticado del mercado. Teniendo en cuenta que incorpora las tecnologías de conducción semiautónoma Intelligent Drive, parece que ha conseguido ese reto.  

El coche presenta ahora líneas más afiladas, siguiendo los cánones del CLS. En cuanto a la gama mecánica, podrá elegirse, inicialmente, con un motor turbodiésel de 115 CV y dos de gasolina, turboalimentados, de 163 y 224 CV.