Este monovolumen de siete plazas, aparecido en 2009, tenía todo el sentido en su época, ya que el número de contrincantes era realmente elevado: Renault Grand Scénic, Opel Zafira o Ford Grand C-MAX...

Su conversión en SUV le supuso una revitalización en términos de ventas, ya que se sumó al carro de moda.