La primera entrega, de 2008, era un práctico monovolumen, que rivalizaba con gran cantidad de alternativas, incluida una dentro de la propia casa, el Citroën C4 Picasso. 

En 2012, se comercializó la versión HYbrid4, con tracción integral, que empleaba un motor turbodiésel, además de un propulsor eléctrico. Sin duda, una variante muy avanzada, tecnológicamente hablando.