¿Te acuerdas de la furgoneta perro de la película Dos tontos muy tontos? Pues este coche es los más parecido que te puedes encontrar a ella... en la vida real. 

Su historia es curiosa, ya que es el único coche del mundo cubierto por completo con pelo real. Un dato certificado por el Libro Guinness de los Récords. 

Para conseguirlo, su propietaria, una peluquera italiana de 47 años, llamada María Lucía Mugno, ha invertido 80.000 euros... y unos 100 kilos de cabellos de distinto color.