El más caro y el más barato: Koenigsegg Regera - 1.500.000 euros

Mención honorífica: Koenigsegg Agera RS. 1.500.000 euros también fue el precio de este superdeportivo, cuya producción cesó en 2017. Eso sí, nos dejó siendo el automóvil de calle más rápido del mundo, con una velocidad máxima de 458 km/h.