El más barato y el más caro: Bugatti Chiron - 2.400.000 euros

Mención honorífica: Aunque el Bugatti Veyron ya no se comercializa, este modelo ha marcado una época entre los superdeportivos, al superar los 1.000 CV de potencia y ser el coche más rápido del mundo durante años.

Su versión de acceso tenía un precio de 1.280.000 euros, aunque su variante más deportiva, el Bugatti Veyron Super Sport, registró un coste superior a los 2.000.000 de euros.