Audi debe estar en todos los nichos de mercado donde se encuentren sus rivales directos. De ahí el desarrollo del Q8 2018, el futuro rival del BMW X6 y el Mercedes-Benz GLE Coupé. 

Este SUV con rasgos de cupé ofrece una imagen más pasional que el Q7. La caída más acentuada del techo y los marcados hombros traseros, entre otros puntos clave, dan como resultado una atractiva imagen deportiva.

Al igual que el A7 Sportback y el A8, el habitáculo presentará dos pantallas táctiles y la zaga dispondrá de una tira luminosa que unirá los dos pilotos.