Desarrollado junto a Toyota y presentado en 2012, el Subaru BRZ se puso al día el año pasado, conservando su esencia original. 

Y, sin duda, eso son buenas noticias, ya que se mantiene fiel a la vieja escuela, al apostar por la propulsión trasera y un motor bóxer atmosférico, de cuatro cilindros, con 200 CV de potencia. Aunque el dato pueda parecer un poco justo, le permite alcanzar los 226 km/h y acelerar de 0 a 100 en 7,6 segundos. 

A la venta desde 29.900 euros, nosotros, siempre lo compraríamos con cambio manual.