Si hay una marca que sigue apostando por los motores atmosféricos, esa es Lamborghini. Dejando a un lado el Urus, el resto de componentes de su gama se mantienen fieles al orígen... por ahora. 

Tomando como ejemplo el Huracán, un superdeportivo que está disponible con carrocerías Coupé y Spyder, asociado a un motor V10, con tres escalones de potencia: 580, para el LP 580-2; 610, para el LP-610-4; y 640, para el Performante.

La variante de acceso está a la venta desde 203.625 euros, mientras que la más prestacional alcanza los 325 km/h y acelera de 0 a 100 en 2,9 segundos.