Desde su nacimiento, allá por el año 2006, el R8 siempre ha apostado por mecánicas atmosféricas (dejando a un lado la extraña versión eléctrica e-tron). Primero, con un bloque 4.2 V8; después, con un 5.2 V10.

Actualmente, el biplaza alemán apuesta en exclusiva por el 10 cilindros, con 540 o 610 CV de potencia, combinado con las carrocerías Coupé y Spyder.

A la venta desde 168.430 euros, en el mejor de los casos, alcanza los 330 km/h y acelera de 0 a 100 en 3,2 segundos.