En 2013, este superdeportivo nos sorprendió a todos en el salón de Dubai, gracias a sus 5.007 CV de potencia, extraídos de un motor V16, con 12,3 litros de cilindrada y cuatro turbocompresores. Cifras totalmente irracionales, que le permitirían acelerar de 0 a 100 en menos de 2,0 segundos y superar los 500 km/h de velocidad punta. 

Aunque en principio pudiera parecer una broma, Devel Motors siguió adelante con sus planes y, ya en 2017, anunció la llegada del modelo de producción definitivo.

Según parece, existen dos versiones de acceso, con cifras de potencia 'menores': 1.500 y 3.000 CV. En el mejor de los casos, el precio debería superior al millón y medio de dólares, mientras que habría que esperar algo más de un año hasta que lo entregaran a su millonario conductor.