Es el primer coche eléctrico de BMW tiene una imagen futurista, mientras que el motor de 170 CV ofrece una aceleración propia de un GTI, como demuestra el hecho de que pase de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos.

Por otro lado, tras el restyling que ha sufrido recientemente, ha incorporado a su gama la versión i3s, con 184 CV de potencia, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos.

También, pasó a la historia por ser, junto con el BMW i8, el primer automóvil con chasis de carbono fabricado en serie (hasta ese momento, estos chasis se fabricaban a mano artesanalmente) y uno de los modelos más arriesgados de la marca