La berlina de lujo británica contará con una clásica carrocería de tres volúmenes, que seguirá la tendencia estética del Bentley Continental GT

En el apartado técnico, el Bentley Flying Spur 2018 recurrirá a la plataforma MSB, que también utiliza el Porsche Panamera, algo que le hará disponer, a medio plazo, de versiones híbridas enchufables.

En cualquier caso, de entrada, parece probable que el nuevo Flying Spur esté propulsado por un conocido motor de la compañia, el W12 biturbo, de 6,0 litros de cilindrada y 634 CV, aparejado a una transmisión automática, con ocho velocidades.