Las tres unidades que se fabricaron de este Ferrari nacieron con el objetivo de homologar su versión de carreras. Heredero del 250 GTO, el 275 GTB/C fue uno de los rivales del Ford GT40 en las 24 Horas de Le Mans. Equipaba un motor de gasolina V12, además de abundante aluminio en su construcción, para mejorar su relación peso-potencia.

¿Su precio? Se ha pagado por él más de 23 millones de euros.