El campeón indiscutible al hablar de subastas es el Ferrari 250 GTO. Tan solo se fabricaron 39 unidades de este supercoche, vendido por más de 33 millones de euros. Esta unidad está cargada de kilómetros en circuito, algunos legendarios, como los que completó en el FIA World GT Championship de 1963, competición en la que obtuvo los máximos honores.