Aunque no sea la obra más extrema de Scuderia Glickenhaus, el SCG 004S se ha ganado a pulso un hueco en nuestra lista... por varios motivos. Para empezar, ofrece un motor V8 biturbo de gasolina, con 5,0 litros de cilindrada, que entrega 650 CV de potencia y 720 Nm de par máximo. 

Por si pudiera parecerte poco, esos registros se combinan con un peso en vacío de apenas 1.179 kilos, gracias al empleo de un chasis y una carrocería construidos con fibra de carbono. Además, el puesto de conducción queda alojado en posición central, lo que asegura unas sensaciones únicas.

Con un precio de partida de 400.000 dólares (más de 340.000 euros, al cambio), el objetivo de la marca es ensamblar unas 250 unidades.