Ideado por Giampaollo Dallara y su equipo, su objetivo es convertirse en un coche idóneo para el día a día, pero también para los circuitos.

"Me agrada pensar que Colin Chapman, a quien comencé a admirar con su Lotus Seven, apreciaría el carácter esencial y la simplicidad de este automóvil", afirma su creador. Palabras mayores...

Pasando a la parte mecánica, cuenta con una mecánica de cuatro cilindros y 2,3 litros de cilindrada, con 400 CV, asociada a una caja de cambios manual, de seis velocidades, o una automática, opcional, con levas tras el volante. 

Con un peso en vacío de 855 kilos, presume de una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,25 segundos y de una velocidad máxima de 281 km/h.

Para finalizar, como curiosidad, diremos que no tiene puertas ni parabrisas. Aunque si el futuro cliente así lo desea, puede incorporar una luna delantera y una especie de cúpula para el techo, dotada de dos puertas, para convertirlo en un coupé.