Presentado en febrero del año pasado, la firma mostró su idea de restaurar diez unidades del Range Rover original, nacido en 1970, hasta dejarlas como recién salidas de fábrica. Todo, a cambio de un precio de 135.000 libras (unos 153.000 euros).

El ejemplar de la foto, del año 1978 y acabado en Oro Bahama, es el primero que se restauró. El propulsor de gasolina 3.5 V8, con un carburador, desarrolla una potencia de 130 CV de potencia y 250 Nm de par máximo. Respecto a la caja de cambios, es manual de cuatro marchas, mientras que la tracción total incluye un diferencial central con bloqueo.