Siempre unido a su 'media naranja', el pick up Navara, el Pathfinder se quedó entre dos aguas, a medio camino entre el fin de los todoterrenos y el comienzo de la pujanza de los SUV.

En cualquier caso, aunque está más cercano por concepto a un TT genuino, nos sirve para ilustrar la caída ante el empuje de los nuevos todocaminos, personificada en otro modelo de Nissan: el Qashqai.

Con un precio elevado, 37.500 euros, y un habitáculo configurado para siete personas, disponía de dos únicos motores turbodiésel: 2.5 dCi, de 190 CV, y V6 3.0 dCi, de 231 CV. En todos los casos, contaba con tracción total conectable, con varios programas, y reductora (algo con lo que ni pueden soñar los SUV actuales).

Dejó de producirse, en la fábrica de Nissan en Barcelona, durante el verano de 2015.