El sucesor del Ferrari FF recurre a una mecánica V12 de gasolina, de 6,3 litros, que produce 690 CV y 697 Nm de par máximo... suficientes para acelerar de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos y alcanzar los 335 km/h.

Pero eso son puras cifras. Escuchar el rugido de un Ferrari con motor V12, cerca del corte de inyección, es una experiencia digna de contar a tus nietos.