Es uno de los modelos más novedosos de la compañía inglesa...  y el ejemplo perfecto de que reinventarse no siempre significa abandonar los motores V12.

De hecho, el DB11 incorpora un propulsor 5.2 V12 biturbo de 608 CV, también de origen Mercedes-AMG, con el que acelera de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y alcanza los 322 km/h.