El Rolls-Royce Wraith es, sin duda, uno de los automóviles más atractivos del mundo. Y bajo el capó, recurre a una mecánica tan atractiva como su aspecto: un motor V12 biturbo, de 6,6 litros de cilindrada, que desarrolla 632 CV y 800 Nm de par máximo. 

Pese a estar enfocado al ofrecer el máximo lujo, ofrece unas prestaciones más que notables: acelera de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h (autolimitada).