A pesar de la baja del RS Q3 Performance, el Audi Q3 2018, que se ensambla en la factoría de SEAT en Martorell, sigue teniendo un hueco en la lista. ¿El motivo? La adopción del propulsor turboalimentado de gasolina 2.0 TFSI, de 220 CV de potencia. 

Un motor que, combinado con la tracción total quattro y la transmisión automática de doble embrague S tronic, de siete marchas, le permite alcanzar los 233 k/h y acelerar de 0 a 100 en 6,4 segundos. 

Disponible con los acabados design edition y sport edition, así como en las líneas black line edition y black line competition, está a la venta desde 46.900 euros.