¿Qué cambia en el chasis?

Respecto a los Yaris convencionales, la variante GRMN cuenta con una puesta a punto específica, que incluye entre otros elementos, un chasis rebajado y a una suspensión Sach Performance de tarado más firme, así como a un diferencial de deslizamiento limitado de tipo Torsen. Tampoco faltan unos frenos de disco ADVICS, con pinzas fijas de cuatro pistones, en el eje delantero.