Fruto de la locura vivida con las carreras de resistencia desde 1997, cuando las BPR Global GT Series se convirtieron en el FIA GT, muchos fabricantes se lanzaron a poner en pista sus mejores armas, encuadradas dentro de la categoría GT1. También Panoz, que llegó con fuerza desde Estados Unidos. 

En este caso, que sepamos, del Panoz Esperante GTR-1 solo se ensamblaron dos unidades homologadas para circular por carreteras abiertas, lo que le hace digno integrante de esta lista. Sobre todo, porque su motor V8, de origen Ford, colocado en posición delantera, entregaba unos 600 CV de potencia.

Eso sí, a pesar de su espectacular diseño, el Esperante no alcanzó buenos resultados en Le Mans.