Curiosamente, al contrario que Mercedes-Benz, el Porche 911 GT1 no consiguió hacerse con el FIA GT... pero sí ganó en Le Mans. Concretamente, lo hizo en dos ocasiones: en 1996 y en 1998 (con un modelo evolucionado).

Conocida como Straßenversion, se produjeron 25 unidades de la variante de calle, con una potencia 'dulcificada' hasta los 544 CV.