Peugeot 205 T16 (1984)

Es uno de los coches más icónicos de los años 80. Con un motor turboalimentado situado en posición central y tracción total, el Peugeot 205 T16 nació con el fin de homologar el coche de rallies del Grupo B y, en la actualidad, continúa siendo el Peugeot de calle más radical que se ha fabricado.

Desde el punto de vista mecánico, este Peugeot equipaba un propulsor turboalimentado de gasolina, con 1,8 litros de cilindrada y 200 CV; es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,0 segundos y de alcanzar 210 km/h. Son prestaciones propias de los mejores utilitarios deportivos actuales… pero este 205 las ofrecía hace más de 30 años.