Cerramos la lista con la opción más potente y de mayor coste. También, con la única que opta por un sistema de tracción total de serie (bastante elaborado, por cierto). Estamos hablando del Ford Focus RS 2018, uno de los compactos más deportivos del momento. 

En esencia, recurre al mismo esquema mecánico de propulsor y caja de cambios que el Mustang, aunque con mejores datos de potencia y par máximo, con 350 CV y 470 Nm, respectivamente. 

De este modo, no es de extrañar que cuente con la mejor aceleración de 0 a 100 km/h de todos los modelos analizados, 4,7 segundos, y que declare una velocidad máxima más que respetable, con 266 km/h. Además, con 7,7 litros cada 100 kilómetros, su consumo medio también es mejor que el del Mustang.