La segunda generación del todocamino británico dispone de tres variantes tricilíndricas, dos de gasolina y una de ciclo diésel: One, Cooper y One D.

Las dos primeras se basan en un mismo bloque de 1,5 litros, con dos niveles de potencia: 102 y 136 CV. Por su parte, la opción de gasóleo emplea un propulsor de 116 CV, también de 1,5 litros. El precio de acceso a esta familia se queda en 26.777 euros.