En nuestro listado, también hay sitio para coches clásicos que nacieron para la competición, como el Porsche 910 (o Carrera 10). Eso sí, en este caso, debemos aclarar que se trata de una réplica. 

Desarrollado y fabricado entre Kreisel y Evex, esta reinterpretación moderna, homologada para circular por carretera, desarrolla 483 CV, supera los 300 km/h y acelera de 0 a 100 en solo 2,5 segundos. Todo, acompañado por una autonomía de unos 350 kilómetros.