Alimentado por electricidad, en lugar de por gasolina o plutonio, como sucedía en Regreso al Futuro (el condensador de fluzo era un tanto exigente), este Delorean DMC-12 eléctrico es un proyecto de vuelta a la vida que se puso en marcha hace unos años.

Para regresar al presente (chiste fácil, soy consciente), optaba por un motor eléctrico de 215 kW (292 CV) y 488 Nm de par, que le permitía alcanzar los 100 km/h en 4,9 segundos.