Obra de Mitch Medford y su equipo de Bloodshed Motors, este Mustang clásico, también conocido como Zombie 222 Mustang, es una auténtica máquina de derrapar.

Además, gracias a un motor eléctrico de 800 CV y un par máximo de 2.550 Nm de par, le permite acelerar de 0 a 60 mph (96 km/h) en apenas 1,94 segundos.