Ahora bien, si hay un área en el que la experiencia del Dakar se puede transferir a los coches de calle, esa es la fiabilidad. En este aspecto, los coches oficiales de la marca han competido durante más de 64.000 kilómetros, a lo largo de todo tipo de parajes en África, Europa y Sudamérica.