En su última edición, en 1990, el 405 le hizo un bonito regalo a la marca: un doble triplete. A fin de cuentas, los pilotos de la marca coparon los tres escalones del podio... y la famosa berlina cosechó su tercer triunfo consecutivo.