Con el cambio de año, también llegó el cambio de coche, en forma de Peugeot 405 Turbo 16. Eso sí, Vatanen no guardará buen recuerdo de aquella edición, ya que, tras la etapa de Bamako, en Malí, alguien robó su coche... cuando era líder, a cinco etapas del final. Por suerte para Peugeot, el liderato y la victoria final fueron heredados por otro finlandés ilustre: Juha Kankkunen.