En 1987, el triunfo recayó en Ari Vatanen, que retornaba a la competición, tras su abrupta salida del Mundial de Rallies. Tras un mal arranque y un accidente en el prólogo (donde reconoció haber conducido como una abuela), remontó hasta llegar al Lago Rosa en primera posición.