Con el 43% de los votos, el italiano superó a Robert Kubica, con el 21%, y al hecho de que un LMP2 llegase a liderar Le Mans, con un 15%.