Siempre en los puestos nobles de los rankings de ventas, el Renault Mégane ofrece una interesante oferta de propulsores de gasolina, pertenecientes a la familia Energy (con parada y arranque automáticos del motor y regeneración de energía en fases de frenado y deceleración). 

De este modo, el Mégane cuenta con las versiones Energy TCe de 100 y 130 CV, para el grueso de la gama, y el Energy TCe de 200 CV, para el acabado GT. Sin duda, este último está enfocado a los amantes de la deportividad, con una velocidad máxima de 230 km/h y una aceleración de 0 a 100 de 7,1 segundos. 

Ahora bien, quien vaya buscando un poco más de eficiencia, debe saber que la versión de 130 CV es la más ahorradora, con 4,3 litros cada 100 kilómetros, mientras que la más asequible es la de 100 CV, con un precio de partida de 19.110 euros. Por supuesto, el Mégane está disponible con carrocería de cinco puertas o familiar, conocida como Sport Tourer.

Respecto al Mégane R.S., con 280 CV, todavía no está a la venta.