¿A quién no le gustaría tener el coche de un Campeón del Mundo de F1 en su garaje? Sin duda, se trata de una pregunta retórica. Sobre todo, si el coche ha sido conducido por el piloto más exitoso de todos los tiempos: Michael Schumacher.

A la venta en Nueva York, esta unidad, con el chasis número 211, era realmente especial. A fin de cuentas, con este coche logró el triunfo en Mónaco y Hungría, precisamente el lugar donde cerró matemáticamente su cuarto entorchado.

¿Su precio de partida? 3,4 millones de dólares...