En este caso, la puja fue doble... ya que incluía un fantástico Porsche 935 de competición (un carreras-cliente de la temporada 1977) y su furgoneta de asistencia, una increíble Volkswagen T2, que solo se utilizó en tres carreras. La verdad, no estoy seguro de cuál de los dos llama más la atención...

Como era de esperar, el precio del lote superó los 400.000 euros.