En este caso, hablamos de uno de los modelos que tienen una historia más increíble tras de sí. Una serie especial aligerada del Ferrari Daytona, pensada para la competición, vendida en Italia, exportada a Japón y perdida para siempre... hasta que ha vuelto a aparecer, donde aparecen todas las joyas: en algo parecido a un cobertizo.

Dado que solo cinco unidades recibieron el tratamiento Alloy, de los 1.200 Ferrari 365 GTB/4 Daytona, se esperaba que su precio fuera astronómico. Más, si cabe, al saber que solo este ejemplar estaba homologado para circular por carreteras abiertas al tráfico. 

Y las previsiones no fallaron, ya que se vendió por 1,8 millones de dólares (1,53 millones de euros).