¿A quién no le gustaría tener en su garaje un coche como este? Una de las grandes estrellas del Mundial de Rallies, en su versión homologada para circular por la calle... y en un estado completamente original. 

Si le sumamos el hecho de que este deportivo de 190 CV apenas tenga 71.000 kilómetros, no nos extraña que su precio haya superado los 400.000 euros.