Al contrario de lo que sucede en la actualidad, hubo un tiempo en el que McLaren y Mercedes-Benz formaban un exitoso dueto en la F1, con tres campeonatos: dos para Mika Häkkinen y uno para Lewis Hamilton.

De dicha asociación también nació uno de los deportivos más impresionantes de la pasada década, el Mercedes-Benz SLR McLaren. Presentado en 2003, estuvo disponible con carrocería cupé y descapotable y recurría a un motor V8 de 626 CV de potencia.

Además, sobre él también se creó una edición especial, sin techo ni parabrisas, en honor de Stirling Moss (cuatro veces subcampeón del mundo de F1). Por tanto, también tendría cabida en nuestra lista.