En este caso, no es un coche real, sino de un hiperdeportivo creado para el videojuego Gran Turismo 6 (2013).

Sin embargo, son varios los factores que le permiten entrar en esta lista. Por ejemplo, que emplee los colores de Red Bull Racing, equipo dominador de la categoría entre 2010 y 2013, que Adrian Newey participara en su diseño y que el nombre de Sebastian Vettel aparezca en los laterales.