Es el gran culpable de que hayamos hecho esta lista. Sin duda, la idea de McLaren de dedicarle su último superdeportivo a Ayrton Senna, su mejor piloto y una de las grandes leyendas de la F1, es difícil de superar.

Desde luego, no se nos ocurre mejor nombre, el de un tricampeón del mundo (1988, 1990 y 1991), para un modelo con un motor 4.0 V8 biturbo, de 800 CV de potencia, que transmite a la calle toda la tecnología de la competición.

Por supuesto, el legendario McLaren F1, el triplaza más famoso del mundo, también tendría cabida... en caso de ampliar nuestra lista.