1. Tesla Model X – 3.2 segundos

El SUV más rápido no tiene ni seis turbocompresores ni un motor con 16 litros de cilindrada; en realidad, hablamos de un automóvil eléctrico. Gracias a los 967 Nm de sus dos motores eléctricos, el Model X acelera de forma súbita y se convierte en el ganador de esta particular clasificación.