En cuanto a motores, está claro que las familias continuarán siendo la EcoBoost, de gasolina, y la TDCi, de ciclo diésel. También habrá variantes manuales y automáticas, a partir de la transmisión de doble embrague Powershift.  

Son solo rumores, pero el Ford Focus RS 2018 podría alcanzar los 400 CV de potencia. Lógicamente, continuará apostando por un sistema de tracción total, para 'domesticar' toda la fuerza mecánica.