Si el padre de tu chica tuviera un deportivo como este, apenas te acercarías a él. Salvo que seas Ferris Bueller, que lo robarías te irías con él por Chicago.