Más allá de los humildes orígenes de este coche (tal vez, como ambulancia o coche fúnebre), el Ecto 1 es una leyenda de la gran pantalla. Su inconfundible 'graznido' y su ingeniosa tripulación hicieron que le perdiéramos el miedo a los fantasmas y todo tipo de espíritus.